Testimonio (Wilfredo Palacios)

Hola a todos, narro una parte de mi vida, espero que sea de mucha bendición para tu vida. Nací en Vista Alegre el 31 de mayo de 1980 en un pequeño caserío del distrito de Aquia provincia de Bolognesi departamento de Ancash – Perú. La verdad, tuve una vida muy complicada, cuando mi padre se enteró que mi madre estaba embarazada, tomó una de las decisiones más equivocadas e inmaduras y la abandonó; cuando nací, crecí con mi madre, mis tíos, tías y mis abuelos a los cuales los llamo papito y mamita; cada vez que menciono sus nombres, se me quiebra el alma.

Continúa 1...
A lo largo de los años, recuerdo una de las tantas experiencias: me salvé de 5 ó 6 veces de la muerte; en una de ellas, a temprana edad, caí (rodé) de una altura de 100 metros aproximadamente, quedando totalmente desfigurado; entiendo que el diablo quiso arrebatarme la vida a muy temprana edad, pero salí victorioso al sanar de mis heridas. Siendo aún niño, no supe el porqué de mi vida, a pesar que viví en una familia católica y con costumbres muy arraigadas al catolicismo. Recuerdo pasajes bíblicos como estas: Jeremías 1:5 “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”  Isaías 49:1 “Oídme, costas, y escuchad, pueblos lejanos. Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria.” Gálatas 1:15 “Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia,” Palabras preciosas que las tomé y las hice realidad en mi vida. Efectivamente, todas sus promesas se cumplieron, a los 19 años de edad, cuando llegué a conocer a mi Salvador Jesucristo, quién me perdonó y me adoptó como su hijo. 
Continúa 2...
A lo largo de mi vida, tuve caídas espirituales y hasta dije que esta vida cristiana que llevo no era para mí. La doble vida que llevaba, hizo que tomara una mala decisión y me alejé de la iglesia y de los caminos de Dios. A decir verdad, la solución a los problemas no estaba en alejarse de Dios. Pasados los años, retorné a la iglesia central donde me congregaba, pero el pecado siempre me abatía y hasta entré en disciplina que me sirvió de lección para restaurar mi vida. Fue el año 2014 cuando decidí restaurar mi vida y junto a algunos hermanos, entre ellos estaba Franz quien nos animaba a congregarnos en la iglesia del Seminario Evangélico Peruano que por aquel entonces estaba pastoreando el pastor Luis Ruiz. La restauración de mi vida fue efectiva y victoriosa, de tal manera que junto con otros hermanos decidimos formar una nueva obra que hoy por hoy se llama CCVIET “Comunidad Cristiana Vida Eterna”, en esta comunidad, sirvo a Dios con mucho gozo y, he tomado el reto de emprender y llevar adelante la obra que se me ha encomendado. 
Continúa 3...
Quienes lean este testimonio, espero les sea de ayuda y puedan emprender una nueva obra y así expandan el reino de Dios sobre esta tierra. Mientras se viven tiempos difíciles y no se encuentren soluciones a los problemas, hay un Dios todo poderos quien puede cambiar el curso de tu vida y dar solución a lo que tanto estas buscando. Así como Dios cambió mi vida, lo puede hacer, tambien, contigo. Te invito a hacer esta oración: “Padre nuestro que estás en los cielos, ayúdame, sáname, sálvame y perdóname; reconozco que soy pecador y que sin ti no soy nada y enséñame a andar en tu voluntad, te lo pido en el nombre de Jesús quien murió por mí y acepto que entres en mi vida. Amen. Si has hecho esta oración, busca una iglesia Cristiana Evangélica cercana a tu domicilio y contáctate con su pastor y congrégate, y el Dios de paz hará grandes cosas en tu vida. 

2 Comentarios

  1. La religión moderna se enfoca en llenar la Iglesia de gente. El verdadero evangelio se enfatiza en llenar a la gente en sus corazones a Dios. Se que es difícil levantar una obra nueva, cada día tenemos luchas, pruebas de las cuales aveces uno ya no quiere continuar, pero estas bellÍsimas palabras es la que nos ayuda a seguir adelante lo que hemos emprendido. “En la oscuridad Dios es mi LUZ; en la tormenta, mi REFUGIO; en la tristeza, mi FORTALEZA yen la soledad, mi COMPAÑÍA.

    GRACIAS TODO ESTA MUY BONITO BENDICIONES PARA TODOS.

  2. Dios Gracias por darme la oportunidad de formar parte de Comunidad Cristiana Vida Eterna, una IGLESIA comprometidos con la Familia. Sólo pido cada día que me fortalezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *