Días felices (Arelí Sulca)

En efecto, «el que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga.» 1 Pedro 3:10-11

¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! Grabada te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes. Isaías 49:15-16 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *