Nunca me olvidaré (Tatiana Tarazona)

Doy gracias a Dios que me rescató del pecado y me lavó con su sangre preciosa. Sin El estaría perdida, abandonada y sin darle sentido a mi vida; pero desde que le conozco, ahora mi vida ha cambiado y nunca me olvidaré de mi Salvador, porque en momentos más difíciles de mi vida siempre estuvo allí para consolarme y fortalecerme; por eso, nunca me cansaré de alabarle y de exaltar su nombre. Te invito que te acerques a Dios, porque El cambia y transforma las vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *