El perdón te beneficia

El perdonar te beneficia enormemente, cuando decides perdonar se benefician muchas personas a tu alrededor. Cuando perdonas, te liberas de todo peso del pasado y puedes caminar confiado.

Cuando decides perdonar, puedes ser libre y feliz.

Anímate a perdonar, esto solo puede beneficiarte a ti.

En primer lugar...

En primer lugar; para perdonar a otros, debes perdonarte a ti mismo. Se que no es fácil, pero no imposible. Hacer un esfuerzo para perdonar, te ayudará a tener buenas relaciones interpersonales. Tendrás mucho para dar de ti, porque estarás liberado, con una mente positiva y clara puedes disfrutar compartiendo lo que tienes. Cuando perdonas, estarás más cerca de las personas y cada aspecto de tu vida irá cambiando. 
Cuando perdonas, puedes alcanzar tus metas inmediatas...
Cuando perdonas, puedes alcanzar tus metas inmediatas. Porque al perdonar estás más tranquilo y eso te ayuda a estar optimista y tener buenas relaciones con los demás. Ahora, imagina que quisieras encontrar un empleo, al estar optimista, de seguro que lograrás alcanzarlo. Si no perdonas, es como si estuvieras poniendo un freno a las llantas de tu vida y eso impide que corras. Cuando perdonas, te ayudas a ti mismo y tomas buenas decisiones.

Cuando perdonas, te vuelves amoroso...
Cuando perdonas, te vuelves amoroso, amas a tus hijos, a tu esposa. Cuando perdonas, te conviertes en un buen estudiante, un buen profesor, un buen hijo. Cuando perdonas, abres las puertas del éxito y te conviertes en un emprendedor. Cuando perdonas, te conviertes en un buen cristiano y ejemplo en la sociedad. 

Cuando perdonas, Se van tus resentimientos...

Cuando perdonas, Se van tus resentimientos y la ira que tienes hacia otras personas desaparecen y si estabas mal de salud te será beneficiosa para acelerar tu recuperación. Muchas enfermedades son psicosomáticas y están en la mente, de todo eso te puedes liberar perdonándote a ti mismo y a los demás. 
Textos bíblicos que sustentan esta reflexión...
El que perdona la ofensa cultiva el amor; el que insiste en la ofensa divide a los amigos. Proverbios 17:9 

Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo. Efesios 4:32 

Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Mateo 6:14 

De modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. Colosenses 3:13 

Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra. 2 crónicas 7:14 

No juzguen, y no se les juzgará. No condenen, y no se les condenará. Perdonen, y se les perdonará. Lucas 6:37 

¿Qué Dios hay como tú, que perdone la maldad y pase por alto el delito del remanente de su pueblo? No siempre estarás airado, porque tu mayor placer es amar. Miqueas 7:18 

Tú, Señor, eres bueno y perdonador; grande es tu amor por todos los que te invocan. Salmos 86:5 

Por tanto, hermanos, sepan que por medio de Jesús se les anuncia a ustedes el perdón de los pecados. Ustedes no pudieron ser justificados de esos pecados por la ley de Moisés, pero todo el que cree es justificado por medio de Jesús. Hechos 13:38-39 

Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros sino por los de todo el mundo. 1 Juan 2:2 

Quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón. Proverbios 28:13 

En él tenemos la redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados, conforme a las riquezas de la gracia. Efesios 1:7 

Rásguense el corazón y no las vestiduras. Vuélvanse al Señor su Dios, porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, cambia de parecer y no castiga. Joel 2:13 

Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados —les contestó Pedro—, y recibirán el don del Espíritu Santo. Hechos 2:38 

Pero te confesé mi pecado, y no te oculté mi maldad. Me dije: «Voy a confesar mis transgresiones al Señor», y tú perdonaste mi maldad y mi pecado. Salmos 32:5 

Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor. Hechos 3:19 

Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Mateo 6:12 

El Señor su Dios es compasivo y misericordioso. Si ustedes se vuelven a él, jamás los abandonará. 2 Crónicas 30:9 

¿Está enfermo alguno de ustedes? Haga llamar a los ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. La oración de fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Y si ha pecado, su pecado se le perdonará. Santiago 5:14-15 

Y cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados. Marcos 11:25 

Pues bien, Dios pasó por alto aquellos tiempos de tal ignorancia, pero ahora manda a todos, en todas partes, que se arrepientan. Hechos 17:30 

Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia. Isaías 55:7 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *